El equipo profesional - alcohol y drogas

Debido a las características y dificultades que plantea atender padecimientos que son de por vida (crónicos), se deben de manejar en equipo y no en forma individual. El equipo debe de estar formado por mínimo, por un medico, una psicóloga(o) y un consejero. Cada quien cubre un área esencial en el tratamiento.

Médicos.- atendiendo el síndrome del lóbulo frontal. Lleva a cabo las valoraciones, efectuar un diagnostico, seguimiento, diagnósticos diferenciales, estudios de laboratorio y gabinete y medicación.

Psicólogas(os).- psicoterapia atendiendo a la pobre tolerancia emocional. La que ha demostrado su efectividad en estos casos es la psicoterapia cognitiva. 

Consejeros.- orientación y apoyo para el programa de los 12 pasos. Atendiendo a la prevención de gatillos disparadores de la compulsión. 

Todos deben de llevar los cursos específicos para cada profesión.

El equipo debe de reunirse por lo menos dos veces a la semana para discutir los cuadros clínicos de los pacientes. El equipo es considerado médico, por lo que psicología y consejería deben de seguir las reglas de ética y profesionalismo del médico. 

Yo he manifestado en numerosas ocasiones que dejar esta área en una sub especialidad de psiquiatría es un error. Debería de ser del manejo de médicos generales o familiares. Los médicos con diferentes especialidades deben de tener los conocimientos básicos para identificar y referir a este tipo de pacientes.

Al psiquiatra se le deben de referir todos los casos que requieran de cuidados supervisados como ideación suicida, cuadros psicóticos (incluyendo los cuadros maníaco-depresivo), trastornos de personalidad (en especial antisocial y borderline ) y cuadros de síndrome cerebral orgánico. En caso que el medico no tenga los conocimientos y experiencia para tratar cuadros de ansiedad y depresión también los debe de referir al psiquiatra.

Los cuadros de intoxicación agudos y los cuadros de desintoxicación deben de ser manejados en hospitales, debido a que existe un pequeño grupo que se complica y es difícil reconocer los síntomas por el encubrimiento de los efectos del alcohol y drogas. Dr. Francisco A. Cantú